Una de “Fácil”, ¡Por Favor!

Uno se cansa, llega un momento en que uno se cansa,
el “peso” es el “peso” para todos, 10 kg son 10 kg seas cómo seas,
¿o quizá me dices que 10 kilogramos en un saco no son diez para todos?
Sí lo son, la diferencia no está en el peso, está en cómo cojas el saco, en lo fuerte que esté tu espalda o tus brazos, en el ejercicio que hagas y en la fuerza moral que apoye tu físico, ¿tiene menos mérito el que hace ejercicio y se prepara para llevar el saco intentando fortalecerse que el que espera a que se lo lleven?.
El peso no es relativo, diez son diez, cómo afrontamos que tenemos que llevar esos diez a casa y no morir en el intento es lo que nos diferencia.
Esta buena cara y esta sonrisa a pesar de los pesares, de lo que a algunos le cueste entenderlo, no es una obligación y no la dan gratis, cuesta ¡claro que cuesta!.

No señoras, señores y niños, esto aunque a ustedes le guste verlo así, no es así, se puede nacer con más predisposición a saltar, a ver las cosas del revés, a arriesgarlo todo, pero esto se educa, se entrena, se cultiva y tiene un precio, no viene de serie y gratis.
Porque parece que ¡nada!, uno se levanta espídico, alegre y ¡caramba, caramba! las camas se hacen solas, la comida en la mesa lista sin posibilidad de que se te queme un arroz, porque parece que no sabes cocinar, y ¡anda! la brisa de la mañana se llevó todo el polvo, qué bien que ni un solo esfuerzo. NO, esto no es así ¿o sí? o ¡Vaya!, a lo mejor es que esta privilegiada tiene la escoba en modo espera en la puerta y la magia metida en el cuerpo.
Y ¡Ale! que llueve , y ya sabes, a poner al mal tiempo buena cara, a que los demás lo conviertan en menosprecio y demérito de lo que haces y por supuesto, en exigencia de que siempre lo tengas que hacer así. Los que se lo curran son esos, los de la esquinita del fondo, los que se agachan y esconden, los débiles, los que todo les hunde, que siempre necesitan ayuda, pobres ellos, quieren pero…

Esto no es un alegato contra los menos fuertes, que bastante tienen y son tan admirables como los más fuertes, “tan” y “ambos” ¿ se entiende? y a los dos a veces les toca apostar ese riñón, pero “los dos” se quedarán sin él .
Esto sí es un alegato, crítica, queja o “chámalle x”, contra todos esos, estos y aquellos, que exigen al que puede, al que “a pesar de…” sonríe aunque toree con todas las procesiones de Semana Santa por dentro, que exigen que lo haga siempre, que no valoran esfuerzos, sufrimientos o hipotecas, y a los que encima les molesta que lo hagas, porque en ti les parece que lo que haces es fácil, que tienes suerte, y NO, ni lo es ni la tienes.

¡Qué pelotas tenéis!, los que pelean cada día sufren igual que el resto o más, porque sufren por ello como el que más y sufren para superarlo y toparse de narices con un “es que tu eres fuerte”,
y,¿qué leches significa eso?,¿cómo eres fuerte no tiene mérito?,
¿en ti es obligación lo que en otros es opción?
¿que toca hacer uso de esos “superpoderes” que no encuentras cientos de veces y preguntas dónde, dónde?.

Ya está bien de pensar que si no lloras por las esquinas no tienes corazón,
de pensar que si sonríes no sufres,
de pensar que si sigues es que no te afecta.
No, señoras y señores esto es para todos igual, los problemas, los disgustos, las decepciones nos duelen a todos lo mismo y mi sonrisa no dice que no sufra,
y que me levante y camine no significa que todo me dé igual, sólo significa que mi actitud no es igual,
que mi opción no fue sentarme en esa silla a quejarme, o si queréis que tuve la suerte de poder tomar esa opción, pero por favor dejen de minimizar y maximizar sobre los dolores ajenos y sobre todo de exigir una actitud siempre perfecta amparada en la fortaleza.

Cada uno elige, opta por no elegir o no puede elegir, pero no exijan a los que se levantan, caminan y siguen que encima digan que para ellos es más fácil y no sufren, ni sienten, ni padecen.
Esto no es así, lloramos como el que más, lloramos mucho y encima sin “pañuelo”, y la sonrisa si no sale,la forzamos y la mandíbula duele,
y nos salen ampollas y el insomnio nos lleva a deambular
y aunque tú, tú y tú no os enteréis, esto duele como a ti, como a él.

Y de nuevo hoy tocará bailar sólo y tú buscando pareja pero va a ser que no,
tú eres el “elegido”y no necesitas a nadie,
¡ole, ole, ole! encima condena a una perpetua soledad,
a lamer tú tus heridas y a fingir que no duelen,
y ahora saca del armario esa sonrisa de oreja a oreja y a aparecer como ese payaso que llevas dentro,
y paso al frente y en el bolso el “todo me resbala” es así ¿no?.

                                      Situmiradanomiente 

2 comentarios en “Una de “Fácil”, ¡Por Favor!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s