Cuando te vayas

_20161007_162954
Cuando te vayas,
que no tartamudeen tus pasos,
no vayas ligero,
empieza por llevarte,

llévate tu trabajada victoria,
mis intentos siempre fallidos,
etiqueta mis fracasos y cuélgalos de cualquier maleta,
están envueltos con amor en la mesa donde se nos atragantó la última cena,
son mi regalo a tu quedarte pero no estar,
la única medalla que puedo dar a tus méritos.

Llévate los años que no sólo perdiste tú,
entiéndelo pago atrasado por ese tiempo,
el que no tenías cuando te necesitaba,
no lo olvides,
ten un comportamiento verde y recíclalo para otra,
al precio que tiene el tuyo
posiblemente sea lo más valioso que puedas llevarte.

Por favor,
no olvides apagar las luces como me apagaste a mí,
no dejes tus restos caducos en la nevera,
ni pelos sueltos en el baño,
nada me gustaría menos que tener que llamarte para devolvértelos,.

Lleva un par de mentiras para el camino,
a lo mejor sientes hambre y tienes que tirar de cualquier cosa,
deben estar en tu lado de la almohada,
esperando ese cambio que les de un aire de verdades.

Por favor,
cuando te vayas,
véndeme baratos tus orgasmos al ver la puerta cerca
y respirar hondo,
siente alivio sin énfasis,
los motivos y las ganas las pusiste tú,
pero yo puse el punto en el momento más apropiado para que nada te supiera a esfuerzo,

cuando te vayas,
no bailes hasta dar la vuelta a la esquina,
simula que este es el peor trago de tu vida,
llora con dolor,
como si tus lágrimas tuvieran la salinidad de un mar Muerto por tu causa
y tu mirada nunca volviera a dirigirse a un culo cualquiera,

intenta irte de puntillas con alevosía y nocturnidad,
para que ningún escaparate piense que te escapaste de la sección de ofertas 1×2 al verte caminar sin un florero que te adorne al lado,

pero,
antes de irte,
despídete de los vecinos para que aplaudan el metro setenta que te quitaste de encima a fuerza de espasmos en casas desconocidas,
finge pena aunque sea yo quien me la quede,
saborea ser el protagonista irrepetible del capítulo final de una tragedia hecha a tu medida,
llévate ese guión inédito preparado para que su significado no rozara tus sentimientos,
acompáñalo de las razones inexistentes que me regalabas como si todos los días fuera mi santo.

Cuando te vayas,
dime esas cosas bonitas que te salen tan fácil pero te cuesta tanto sentirlas,
esas que aseguren que te recuerde,
que te espere siempre
para que tu ego se vaya inflado y vayas a donde vayas sea volando.

Dime hasta pronto en una notita en un sitio frío,
para que se conserve hasta que entienda que es un adiós
y no va a haber fiesta de cobardías disfrazadas de hazañas
que me cuenten que nunca vas a volver,

por si acaso cúbrete la espalda,
olvídate algo,
por si algún día la soledad te hace sentir frío
y puedes tirar de esas excusas que seguro te han hecho cerrar a presión la maleta.

Antes de irte,
pon nuestra canción para irte con fuerza,
canta victoria a solas,
echa un vistazo al color difuminado de tus promesas
y date dos besos de despedida en mi nombre,

como los que tú me dabas,
con sabor a viaje hacia cualquier otra
y añoranza por lo que a lo mejor fue,
o por lo que nunca llegó a ser.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s